Opel GT de 1968

 Admirado por unos, justificable para otros, desorientado también, y el pequeñín sport de una marca que no encajaba entre los grandes deportivos y a pesar de todo atraía e ilusionaba, un GT que permanece con complejos, pero en buen estado de salud.

El esbozo del Opel GT nació hace 53 años, como un proyecto de diseño que la cúpula de Opel desconocía y que aplaudió al conocer al detalle el experimento de los diseñadores de Styling Studio en Rüsselsheim, el primer centro de diseño del fabricante europeo de automóviles...

 El concept Car GT se presentó al público en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt de 1965 como un automóvil deportivo de dos plazas, con morro afilado y gran paso de ruedas traseras y luces delanteras plegables, todo en un resumen de carrocería curvilíneo y penetrante.

Los medios y el público le dieron al GT una recepción masivamente entusiasta.

Tres años después se dio luz verde al proyecto. El prototipo GT se convirtió en un automóvil de producción.

El primer Opel GT salió de la línea de montaje en 1968, fabricado en cooperación franco-alemana. Gracias a proyectos conjuntos anteriores, el carrocero Chausson y Brissoneau & Lotz fue socio de Opel y la empresa francesa llevó a cabo el trabajo de prensa, soldadura, pintura e instalación interior del GT, antes de enviarlo a Alemania para el montaje final del chasis y mecánica.

Año 2018 el Opel GT cumple su 50 aniversario

Características

Los compradores de GT tenían dos motores de cuatro cilindros para elegir, uno con 1.1 litros de cilindrada y 60 caballos procedente del Kadett y el otro, con 1.9 litros y 90 CV, del Opel Rekord.

El GT 1900 fue especialmente popular desde el principio. La velocidad máxima de 185 km / h y la aceleración de 0 a 100 km / h en 11.5 segundos fueron justo lo que los compradores querían. Tracción trasera y una caja de cambios manual de cuatro velocidades, comporta una conducción divertida y en opción una transmisión automática de tres velocidades, un éxito al otro lado del Atlántico donde la automática era extremadamente popular.

Revolucionario - por dentro y por fuera. La imagen final del GT era bastante diferente al del automóvil original, con una apariencia aún más atlética. La parte delantera era más grande y el saliente frontal más corto. La abultada parte trasera permitió un techo más bajo y los faros plegables rectangulares del Experimental GT fueron reemplazados por plegables en forma de ojos de aspecto seductor, lo que le dio al automóvil una imagen aún más inconfundible. Al igual que el diseño exterior, el interior del GT, con sus asientos de tipo cubo, volante de tres radios e instrumentos redondos, emana un estilo que sigue emocionando a los fanáticos a día de hoy.

Pero a pesar de apelar a las emociones, los diseñadores del GT también prestaron mucha atención a la seguridad, dando su creación, a cinturones de seguridad de tres puntos, rollover integral, protección contra impactos laterales y una columna de dirección de seguridad.

En 1969, parecía como si un sueño se hiciera realidad para los fanáticos de los autos topless, cuando Opel mostró el convertible Aero GT con ventana trasera plegable eléctrica y techo extraíble en el IAA. Desafortunadamente, el automóvil se mantuvo como un estudio de diseño.

La producción de GT, sin embargo, entusiasmó a los clientes hasta el final de su producción en 1973. Gracias a su rendimiento, diseño único y precios atractivos, la popularidad del GT superó todas las expectativas.  No solo a los clientes europeos sino también a los norteamericanos que les encantó el radical automóvil deportivo Opel, que todavía tiene muchos admiradores hoy en día a ambos lados del Atlántico.

La producción total alcanzó 103,463 unidades en solo cinco años.

Opel-The Classic Times