Mercedes Clase G 4x4

Lo bueno y exclusivo permanece eternamente
Mercedes Benz ha demostrado que de lo bueno se le puede sacar partido, prueba de ello son los omnipresentes G...un chasis eterno, una mecánica súper comprobada y un precio muy exclusivo lo han convertido en un 4x4 auténtico para los más puristas, que buscan en él, la enfundada austeridad con el porte de autenticidad exclusiva.
Su precio lo convierte en el alma portentosa y distinguida de sus propietarios, sus grandes atributos talvez no son utilizados ni entran en la doma de su conductor, que sí advierte de las garras de la máquina.


40 años fiel a sí mismo y a sus valores

Para unos, el eterno 4x4 feo de Mercedes Benz, adquirido a los Austriacos, para otros, la evolución turismo de un “Militar” alemán Puch que compitió en el ejército con los Land Rover, Jeep, Toyota y Fiat, cada país emergía con lo suyo…ahora la clase G ya no es uno más, es único, un aquelarre de certezas y propiedades inusuales. A diferencia de los fabricantes que buscan imagen, acomplejados con potencia sin virtudes, otros no saben ni lo que venden.

Quien ahora busca un auténtico 4x4 por sus necesidades entra en un coctel irreal de oferta en el mercado que no sucedía antiguamente. Para muchos que sea alto, ancho y sin neumáticos ya es un todo terreno, buscamos verbos donde no los hay, y el maquillaje perece a la primera gota de agua, que no simula y culpa a muchos fabricantes, ya son una legión que fabrican para la moda equívoca y descuidan la realidad que debería.


Desde 1979 hasta ahora no ha sobrevivido, tampoco ha reinado, tampoco ha despertado mal entendidos, ha sido él en su mismísima imagen sin ser celoso de las novedades que sabe que son remiendos pasajeros, lástima que esté al alcance de muy pocos. 

 


La clase G de Mercedes Benz
La historia del modelo G comenzó en el verano de 1969. En ese momento, Daimler-Benz AG y la austriaca Steyr-Daimler-Puch AG iniciaron conversaciones sobre una posible cooperación. Ambos fabricantes ofrecieron vehículos con excelentes capacidades todoterreno como parte de su gama de productos: el Mercedes-Benz Unimog, así como el Puch Haflinger y el Puch Pinzgauer.
En 1971, la idea de construir conjuntamente un vehículo todo terreno se concretó por primera vez.
El modelo G se ha construido en la planta de Puch en Graz-Thondorf desde el principio. Esta planta también es donde el nuevo modelo 463 de la serie G se ha ensamblado desde mayo de 2018. Mercedes-Benz ha estado suministrando componentes que incluyen motores, ejes, sistemas de dirección y grandes piezas estampadas desde varios puntos de Alemania hasta Graz desde 1979. La producción en serie comenzó en febrero de 1979, poco después del estreno mundial del vehículo, y Geländefahrzeug Gesellschaft (GfG), fundada por las dos compañías en 1977, estuvo a cargo de este proceso.
El G se lanzó inicialmente en el mercado como el modelo de la serie 460: un vehículo universal todoterreno con un interior relativamente sencillo, pero con una gran atención al tren motriz. La tracción a las cuatro ruedas con ajuste estándar seleccionable, con su bloqueo de diferencial cien por ciento interaxial y los bloqueos opcionales de diferencial en los ejes delantero y trasero, que han sido equipos estándar desde 1985, todo ello garantiza unas características óptimas de conducción en todo terreno. El diseño del bastidor y los ejes rígidos con resortes helicoidales se dirigieron a la versatilidad y robustez en la carretera con los modelos 240 GD y 300 GD con motor diésel, así como los modelos 230 G y 280 GE ( Mercedes Benz)

Mercedes Benz -  Sixt de Sa ,The Classic Times